A lo largo de los últimos 25 años ha cambiado mucho el concepto de ventanas de aluminio baratas en Madrid centro. Cuando empezamos a trabajar, tanto por la calidad de los materiales que se empleaban como por la solidez de las estructuras con las que se montaban las ventanas o la sencillez de los perfiles que empleábamos eran la causa para que su duración en perfectas condiciones apenas alcanzara unos pocos años.

En aquel momento, las ventanas de aluminio eran baratas en Madrid centro porque se ensamblaban fácilmente y su instalación era muy rápida. Sin embargo, las ventanas que instalamos, además de ser mucho más duraderas, tienen una capacidad aislante considerablemente mayor y, pese a todo, la comparación de los precios de hace 25 años con los actuales, las ventanas de aluminio siguen siendo la opción más económica para los cerramientos domésticos.

En un artículo anterior mencionábamos algunas de las ventajas de las ventanas correderas que siguen siendo las más instaladas aunque seguidas muy de cerca por las ventanas que tienen un doble sistema de apertura, las llamadas oscilobatientes. De una parte, girando la falleba 90º, la ventana se abre pivotando sobre las bisagras colocadas en un lateral de la hoja. Pero si giramos la falleba 180º, la parte superior de la ventana bascula ligeramente hacia el interior abriendo una pequeña abertura, suficiente para permitir la ventilación de la habitación

Las estructuras de las modernas ventanas de aluminio ya no están hechas
con esos perfiles sencillos. Ahora llevan doble acristalamiento, cámaras de aire o de gases, elementos para la rotura del puente térmico y otras cosas que aíslan perfectamente del ruido y de la temperatura exterior. En materia de cerramientos, confía en Aluminios Fabritec.